No somos un tributo

De bar en bar nos ardía la garganta
buscando siempre la manera de liarla.
Huías del día siempre que podías,
había un garito abierto y lo sabías...¡Abre!

Date prisa que escapemos de este engaño.
La noche cierra y los que antes salían
piden silencios que no respetaron.
Cuánto hijo puta, cuánta hipocresía.

No se puede decir lo que se piensa:
la libertad se la comió la violencia.
No me mires con cara de borrego:
cuatro mandan, siempre obedecemos.

Bendito rock.
Mi inspiración.

Te crucificaron una vez,
pero tú tenías talento,
de un cabezazo en la pared,
había que seguir siempre to’ tieso.

Qué quieres que te diga si te suena a Extremo:
es un homenaje, esto muy sincero.
No es ningún tributo, hay algo de talento:
sale de las tripas, es un sentimiento.

De ellos aprendimos a decir te quiero
y también a odiarlas al mismo tiempo,
a decir puta sin remordimiento,
a no tener bandera y a echarle huevos.

Bendito rock.
Mi inspiración.

Te crucificaron otra vez,
pero tú tenías talento,
de un cabezazo la pared
había que seguir siempre to’ tieso.


Cuando llueve reviso mis papeles,
tirando todo al fuego: poemas incompletos,
pagarés no pagados, cartas de amigos muertos,
besos guardados en un libro.
Renuncio al peso muerto, con ello atizo la llama y salto la fogata.

El pitillo en los labios, el alma disponible,
le hablo a los niños y me voy con las nubes.
Ya mayo apunta la brisa y todo se va ensanchando,
las muchachas estrenan sus escotes, sus brazos
desnudos y morenos, sus ojos asombrados.

¡Rien! Ellas no saben de qué.
Beber con un amigo; charlar o bien callarse;
sentir que el sentimiento de los otros es nuestro;
mirarse en unos ojos que nos miran sin mancha,
¿no es esto ser feliz pese a la muerte?

Leave your thought

9 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Más leídas

Últimas entradas